(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

sábado, 28 de noviembre de 2015

London (3)

- Plofesó. Plofesó, ¿está bien?
- No. No estoy bien.
- ¿Pues que ha pasao?
- Ahora no, Berretes

*      *      *  

- ¿A dónde va? Se va a mojar los pies.
- Creo yo que al hidroavión se irá.
- ¿Que ha pasado, Berretes? Cuéntanoslo.
- Nada que me haya contao el a mi. Yo sólo lo he escuchao hablando muy enfadado. Quería haber hablao con él, yo soy su amigo, pero no, m'a dicho "Ahora no", como se le dice al perro juguetón.
- No digas eso. El profesor nos ayuda, no digas eso, Berretes.
- No me digan Berretes ya mas. Estoy harto, harto de todo, y de su eurocentrismo, y como le admiráis tos. Le laméis tanto el culo que tendría que llamaros yo Berretes a vosotros.
- ¿Que dices? ¿Euroqué?
- ¿Qué dices? Pero si es de isla, lo sabes. De Nueva Zelandia.
- Da igual, el mismo rollo. Es un blanco y al final no hace falta que se crea superior: somos nosotros los que nos hundimos y nos parece tan importante que venga el señol profesol a enseñarnos como se pelea po'la tierra ¡pues no señol!
- No digas eso, Berretes. El nos aprecia a todos, te aprecia a ti.
- ¡Que no me digáis ya más Berretes, coño! Ya estoy harto. Solo fue una vez que me pasó. Y como iba yo a saberlo, ella no me avisó.
- Ni tu te lavaste la cara al día siguiente.
- Ni te miraste al espejo.
- Saliste tal cual, con tus berretes.
- Ya, si. Eso si es verdad. Pero mira, que se vaya. Una hija tiene en algún sitio, eso he entendío. Por la tierra lucharemos nostros.
- Yo me voy a Fiyi.
- ¿Pero qué dices?
- Me voy, ya compré una parcela ahí.
- Eso, que se va el profesol y todo a tomar pol culo. Pero mira, vete si quieres, vete a Fiyi a aguantar los palos de golf de los otros europeos ricos. Yo me quedo aquí pa' luchal po'la tierra seca que nos queda. Menos pesará sin tí.
- ¿Contra el mar?
- Contra el mar y contra lo que sea. Es mi sitio.
- ¡Yo estoy contigo!
- ¡Si! Muy bien dicho, ¡viva!
- ¡Viva Berretes!
- Ay.

No hay comentarios: