(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

lunes, 2 de febrero de 2015

[El Impostor] (2)

[La situación es una pesadilla estratégica. No puedo entrar, es imposible para mi, y seguramente cambiaría poco, he visto entrar a la policía y a esos sanitarios, esa era la trampa de Völko. Se la llevarán en la ambulancia, ojalá fuera en el coche patrulla pero será en la ambulancia, y yo no puedo dejar que vean mi cara, tienen esos sistemas automatizados de reconocimiento facial, lo han podido perfeccionar gracias a Facebook, millones de imbéciles enseñando a las máquinas "¿quién es este?". Ahora las bases de datos de caras echan humo y yo no estoy preparado para esto, me reconocerán y en seguida les saltará el aviso, la jodida orden de extradición. Están deseando pillarme, esos putos torturadores. No, ahora tengo se ser frío, recordar mi entramiento, la tienen, he fallado ¡he sido estúpido!]
- ¡Estúpido, estúpido!
- ¿Le pasa algo a ese señor?
[Lo sabía y la he dejado hacerlo, la he dejado equivocarse. No puedo protegerla a su costa, ni tampoco soy su padre. Pero el nunca ha estado, el sabe que es como su madre, es imposible protegerla de sí misma, simplemente no quiere. Cuanto más lo intentas, más se aleja, mas se pone en riesgo, no no es eso. Necesita sentir que tiene el control sobre su vida, aunque sus decisiones no sean las correctas. Necesita saber que comete sus propios desastres. Calma]
- Disculpe ¿que ha pasado?
-No lo se, han entrado con una camilla, imagino que a alguien le habrá dado un ataque o algo así
- Pues yo he visto policías por ahí.
- Si, si, hay policía tambien, eh.
- Espero que no sean terroristas, los putos terroristas siempre jodiendo y haciendo que los trenes salgan con retraso.
- ¡Mire, parece que sacan a alguien en la camilla!
- Parece muy joven, pobrecita ¿que le habrá pasado?
- ¡Lleva esposas!
- Dicen que se ha puesto histérica y a intentado cortarle el cuello a un viejo.
[Zebie, espero que no te hayas expuesto demasiado. Pero no, tu eres demasiado lista. En todo caso, una luxación o una patada en la espinilla. Primero, tengo que saber a dónde la llevan, ahora es fácil, luego será más complicado. Lo importante es saber donde va a estar. Premisa: Völko está actuando como un impostor, tengo que desemascararlo. No tengo ninguna prueba, nadie las tiene, de lo que le hizo a Zebra cuando era pequeña. Pero hay cuatro testigos que conocen bien el verdadero rostro de ese enfermo, si fuera necesario, Ain cree en Zebie, Ain cree en que ella es Zeta y conoce lo extraordinaria que es. También cree en Aldebarán, tiene devoción por ese farsante, debería preguntarle qué sabe en realidad pero yo no, yo no, no confiará en mi. No tengo tiempo de confiar en nadie, no contamos con ningún aliado en este momento. Tengo que saber a dónde la llevan, saber cuanto de lo que nos contó Aldebarán es verdad. Zebra ya había descubierto lo de la ZANOBRÁ antes de conocer a ese imbécil de modo que eso debe ser verdad, tiene que ser verdad. Siempre lo he sabido, que detrás de tanta estupidez de alto rango debía haber un grupo de personas verdaderamente inteligentes, EGOÍSTAS CUADRICULADOS SIN ESCRÚPULOS con las ideas claras, encargándose de que toda esa farsa siga funcionando, porque de otra forma no tiene ningún puto sentido. Las hay pequeñas, medianas y grandes, pero están ahí, todas esas maquinaciones y todo ese engaño. Algunas son tan evidentes que hemos dejado de verlas, otras están realmente bien ocultas entre los andamios de la estructura de nuestra "civilización".]
-Hay mucha más gente sin escrúpulos, totalmente egoísta, totalmente repugnante, mucha más de lo que somos capaces de creer. 
- Y que lo diga, hombre, y que lo diga. ¿Como es posible que una joven así intente cargarse a un viejo... a plena luz del día? Dónde vamos a llegar.
 [Hay que tener en cuenta a todos esos hijos de puta, evitar caer en las trampas obvias y esto es, por fin, hay una pista tangible de una de las grandes, la más grande tal vez. Tengo que ver a donde la llevan y buscar a Arthur. No es una casualidad. Su investigación, lleva años tras ello. Está relacionado.]
 - Disculpe ¿conductor? Conozco a la chica que acaban de subir a la ambulancia, soy amigo de su padre. Dígame ¿dónde la llevan?
- Al Asilo Magallanes, pero está metida en un lío, creo que debería hablar con esos policías de ahí...
- Gracias, el abogado se encargará
- Pero espere ¡oiga!
 [Premisa: Arthur conocía a Völko. Zebie me lo ha contado, se que estaba pasando una época dura, fué dura para mí también. A mi también me transformó, me acerqué más a la realidad. El, sin embargo, se dejo ir, estaba distraído. Pero es demasiado inteligente para hacer una estupidez así, entregar a su hija a un gusano para que ponga en práctica sus experimentos de programación neurolingüística. Todo este tiempo lejos de ella, su miedo, el dolor de saber que no podría protegerla, tarde o temprano. Desistió antes de empezar y no importa, no importa que falles, eres su padre, Arthur, deberías haberlo intentado, es tu hija, la hija de Guinevére, deberías haber estado allí]
 - ¿Disculpe? Policía Metropolitana. ¿Ha dicho usted que conoce a la señorita?
- Reconozco que en realidad soy periodista, agente, ¿podría usted contarme...?
- No, no hay nada que contar por el momento ¿me enseña su identificación, por favor?
- Oh, he dejado la cartera en el coche, simplemente he visto el revuelo y he venido a echar un vistazo.
- Pues ya ha visto que no hay mas que ver. ¿Eso de su camisa es una gota de sangre?
- Oh, si, que asco. Sangro por la nariz, en esta época del año, me pasa mucho.
- ¿Eso no es más bien en los meses de calor?
- Oh, yo no, la vasoconstricción del frío otoñal hace que me estallen las venitas nasales.
- Creo que le acompañaré al coche para que me enseñe esa documentación, no llevarla encima o negarse a identificarse ante un agente de la ley es delito, como usted bien sabrá.
- También conozco mis derechos, agente ¿Malago? Pero si, por supuesto, está aquí al lado...
 [Ya se donde la llevan. Necesito conseguir información de Ain, Elnath y ese idiota de Yadum, encontrar a alguien para que les saque lo que tengan. Tengo lo que queda del teléfono de Aldebarán, algo sacaré de ahí también. Tengo que localizar a Arthur y conseguir apoyo. Volver al motel, las cosas de Zebra están ahí, como esa condenada libreta de piel de topo y esa grabadora de la que no se separaba nunca, tengo que poner a salvo esa información y hay que hacerlo ya. Tendré que encargarme rápido de este policía cotilla, es una pena pero en situaciones así no puedo perder tiempo con su burocracia legal] 
 - ¡Malago! ¿Donde vas?
- Estoy haciendo una identificación.
- ¡No hay tiempo, tenemos que ir dentro! El viejo se ha quitado los pantalones y ha echado a correr por las vías
- ¡Joder!

No hay comentarios: