(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

sábado, 17 de enero de 2015

Libreta de falsa piel de topo mordida por un perro (6)

Al día siguiente me tomé una pastilla por la mañana. Empezaríamos por eso, luego tendría que ir a la clínica durante unos dias. Sentía mi cabeza embotada, y ya entonces lo sabía, lo sabía. Llevaba uno de esos babys de rayas verdes, era el último año en el que lo llevaríamos, en el siguiente curso ya seríamos mayores. Iban a hacer que me olvidase de todo eso. Quería decirle a mi padre que en realidad no quería olvidarme de todo eso. Que me gustaba recordar a que olía mamá el día que fuimos a comer a casa de la tía Charlotte y a mi todo lo que decía la tía me parecía tonto y me estaban dando muchas ganas de estar en cualquier otro sitio, pero ella me miró e hizó una mueca con la boca y los ojos y entendí que no estaba sola, que la tía Charlotte también era ridícula para ella y luego paseamos por el parque que había cerca de la casa imitándola y riéndonos mucho como dos cabronas, aunque yo era demasiado pequeña para hacerlo con malicia, sólo estaba contenta de poder decir exactamente lo que pensaba cuando estaba con mamá, ella lo entendía. Recuerdo su risa y su abrazo y como olía aquel día. No me quitéis eso.

Evidentemente nadie iba a borrarme la memoria, no podían (ahora lo se), pero estaba tan convencida de que eso era lo que querían hacerme que decidí que todos tenían que saber la verdad, antes de clase. Que no hicieran caso a nada de lo que les contaran ¡no hay que creerse nada! iba a decirles ¡es una mentira, pero haced como que os la creéis! en realidad si que se saben todas esas cosas, el origen de la vida, quienes somos, cual es el sentido y todo eso, se sabe y no es lo que nos van a enseñar.

Pero ninguno de esos idiotas iba a hacerme caso. Me subí al pupitre, chillé para que se callaran mientras se metían conmigo por quererles hacer escuchar, pataleé en la mesa y me caí. Fin de la historia, desperté a los siete minutos, pero no recuerdo nada desde ese momento hasta tres días después, mientras Volko me hacía unos tests con unas tarjetas. Yo no era capaz de recordar nada de lo que me enseñaba, no con detalle, demasiado rápido. El parecía enfadado, quería que recordase.

"COAGULA. Esa es la segunda clave, verás. Cuando analizas toda la información que has recopilado, buscas relaciones dentro de ellas. Pueden encontrarse muchas, muchos patrones. Las máquinas son las que lo hacen hoy, con toda esa cantidad de datos. Pronto serán capaces de predecir todo lo que vamos a hacer. Lo harán ellas mismas por nosotros. Predecirán lo que vamos a comprar, lo que vamos a escribir, como y donde vamos a rebelarnos. Porque de eso va todo esto. Cuando pasas por el coagula y eres capaz de sintetizar todo lo que has disuelto, lo recreas en forma de una idea manejable. Y lo tienes, tienes una clave que te va a dar ventaja para lanzar tu idea. Al final de eso se trata, para que se tambaleen todos los cimientos. Una Bomba de Ficción. Eso era, Zeta, lo que tu nos estabas ayudando a construir cuando trabajabas con nosotros. Se que ahora no lo recuerdas, pero cuando nos conocimos tu trabajabas con Press. ¿Lo recuerdas? Investigábais en el campus de Cambridge"

No hay comentarios:

Archivador