(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

lunes, 23 de junio de 2014

Libreta de falsa piel de topo mordida por un perro (2)

Observaciones de Zeta Tauri, atrapadas al vuelo:

      Sincronización musical. El uso de los diferentes ritmos para establecer pautas cognitivas. Pese a ser una propiedad de la música que ha sido sobradamente explotada, enfocada a la danza y al ocio, o al manejo de intensidades narrativas, se le presta poca atención a la faceta antrópica del ritmo, a qué produce en nosotros más allá de las ganas de bailar. Los seres humanos reaccionamos al ritmo de forma instintiva, porque instintivamente vivimos en el Tiempo, somos tiempo y compás, sístole y diástole, inspiración y expiración, paso tras paso tas paso. El ritmo se construye en el tiempo, como nuestras vidas, y nuestra percepción lo asimila en base a la memoria a corto plazo. Elegir el ritmo de un momento es elegir nuestra actitud hacia el momento: dedicar un único e irrepetible instante a escuchar una canción  pensando en qué influencia rítmica quieres introducir en tu sistema, para que en una progresión de unos cuantos minutos conduzca a tu consciencia a otro momento de su realidad lineal, constantemente mutable. Así que mejor que el ritmo sea cañero "as fuck."


Las Revelaciones de Zeta Tauri

En la eclosión primigenia nace el Universo desnudo y a penas se atisban las estrellas. Crecen y diseminan por el cosmos su pregunta sin respuesta.

 Llegan los seres que tienen que responder las preguntas. Contemplan las estrellas y se reconocen como sus hijos. Entonces el Catalista las señaló y trató de atraparlas, pintadas sobre roca, talladas sobre hueso. Pero sólo el Nombre podría fijarlas en el recuerdo. Antes de eso fueron los Tiempos Puros, y eran brutales, y eran salvajes, y eran hermosos


Cuando en lo alto el cielo no
había sido nombrado,
no había sido llamada con
un nombre abajo la tierra
firme



El ser da su respuesta al cosmos, y por ello se condena a dejar de ver las estrellas. Los nombres se hacen grandes para el ser, las estrellas están lejos. Desde entonces está destinado a equivocarse, es esclavo de su propia creación. Enloquece, se cree señor de todo ello, emperador de las estrellas.

Tortura y delicia este delirio de ser y dar Nombres. Poder divino y trampa engañosa. Un juego de Espejos en la mente, una pulida y fría superficie que enmudece el sentido puro que tenemos el privilegio de poder gozar. 

La Vía Sensitiva frente a los Espejos de la Paranoia. Introdujeron sus Aberraciones y deformaron la imagen cuando inventaron la palabra VERDAD. Nuestros propios maestros, nuestros padres y abuelos, nos adoctrinan, con un irreflexivo acto de amor, en el Gran Engaño. Esta es la Obra Antigua para perpetuarse y hacer enmudecer las voces de aquellos que muestran un reflejo sincero. 

Quedan anulados por el masivo peso de la programación neurolingüistica diseñada y orquestada por los miembros de  ZANOBRÁ, Orden Akádica de Sumos Teócratas, inflitrada en lo más profundo de nuestra sociedad a través de las eras. Contaminan con su Goecia discursiva el Grimorio Verdadero. Hay que expulsar el miasma, destruir uno a uno los Espejos de la Paranoia. No flaquear frente al paisaje del Sacrificio Último: si el Grimorio ha sido corrompido, si es en realidad (si a caso siempre ha sido) el Arma Secreta de la Zanobrá,  el Grimorio mismo ha de ser destruído.

[Sub Especie Comunicationis]

[...]

No hay comentarios: