(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

lunes, 31 de marzo de 2014

Diario de Z.K. Día Uno


zzzzzzzzzzbfbfbfbfbfzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz clic' kggfffzzz
clic Ejem buenas tardes bzzzz pf pf ¿se escucha bien? Bueno. Clic.

zzz'clic'.
Buenos días. Diario de Zebra Kidney, día uno. No se cómo no se me había ocurrido antes utilizar una grabadora, el caso es que me muevo demasiado y creo que empiezo a pensar demasiado deprisa como para ir tomando notas, además siempre pierdo las libretas en los momentos y lugares mas inoportunos así que creo que de esta forma podré mantener un registro de mis investigaciones al que recurrir cada día, recapitular y si acaso entonces si, tomar notas, pero en algo que no vaya a perder, como un cuaderno enorme encadenado a mi mesa, o directamente en la mesa. Siempre me gustó escribir en las mesas de madera, aquellas como las del colegio o el instituto, se que no eran de madera de verdad, estaban fabricadas con esa grimosa masa de serrín compactado, pero la superficie de contrachapado era muy lisa, muy buena para escribir a lápiz y luego borrar rápidamente con un dedo, en realidad debían contar con ello cuando las diseñaron, cuando decidieron encargar miles de mesas de contrachapado, habría miles de estudiantes tentados con la suave superficie, deseando escribir y dibujar ahí, dejar notas para el compañero de la mesa de al lado, anotar astutamente los datos más precisos que iban a necesitar en el siguiente examen, dejar marcas que identificaran esa mesa como SU mesa (entonces lo llamaban pupitre, supongo que "pupitre" debería hacer referencia a la mesa individual y humilde que tiene debajo un cajón o una rejilla para dejarse olvidados los libros). Lo mas importante en los pupitres, al menos en los de entonces, parecía ser la modularidad, que pudieran separarse bien en caso de examen, o juntarse de cuatro en cuatro para los trabajos en grupo o en forma de círculo para un debate o cosas así. No estaban muy pensados para subirse encima, aunque deberían haber contado con la posibilidad, los niños son seres humanos a pequeña escala física, y cualquier ser humano siente en alguna ocasión el impulso de subirse en la elevación más pronunciada de los alrededores para ver como le cambia la perspectiva o para otear en busca de presas o depredadores, o para situarse físicamente por encima de los demás congéneres y atraer sus miradas para consolidar su liderazgo. Pero no están pensados para eso los pupitres, no se, no comprobaron con dummies talla infantil con el peso de una niña de diez años si un pupitre resiste debidamente y en equilibrio perfecto de sus cuatro puntos de apoyo el peso de una niña pequeña que tiene que decir algo muy importante, es tan importante que resulta imperativo (o al menos parecía así) subirse al pupitre para que todo el mundo escuche bien lo que tiene que decir, que todo el mundo se de cuenta de quién está diciendo y entonces la mesa se desequilibra, la niña cae, se golpea la cabeza y olvida esa cosa importante y tiene que dedicar el resto de su vida a buscarla con lo clara que estaba pero no importa, hoy ha sido un buen día, muchos progresos. Y ahora creo que me haré un té bzzzzzzzz ¿cómo demonios se apaga esto? ah, ya veo, creo que
 'clic'

No hay comentarios: