(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

viernes, 18 de diciembre de 2009

INTERMEDIO

Todo comienza de una forma un tanto extraña. Todo eso del perrito es un soniquete extraño que heredé de las resonancias de un poema de Rimbaud, en otro tiempo perdido. El caso en que en estos meses en que el relato se ha detenido varias personas me han preguntado ¿y que pasa con el perrito? ¿Y que pasa con Aldo? ¿No se va a poner un poco feo el ramo de tulipanes? Son preguntas lógicas, y demuestran que habéis seguido la historia con detenimiento. Por eso esperaremos a que se respondan solas al cabo del tiempo (el tiempo el tiempo eltiempoeltiempo). Entended la situación: Aldo se ha quedado, en cierto modo, paralizado, atrapado en un limbo, convertido en estatua de sal. Él esperaba encontrar a alguien en esa habitación, no sabía a quien, a alguien con un nombre extraño. Imagina su sorpresa cuando, de pronto, descubre que ese alguien eras tú. Tú, que ya no estabas cuando llegó, tras perder a su perrito. Tú, que has estado desaparecida todo este tiempo y él casi no ha reparado en ello, obsesionado con su perrito, la realidad es que cuando él llegó, tu ya te habías marchado. Y entonces todo empezó a ir mal, porque de haberte encontrado en ese momento, le habrías dicho "Vamos, Aldo. Vamos a buscar al perrito". Pero no estabas, y en realidad ya te estaba necesitando y no sabía por qué había comprado los tulipanes amarillos, pero en ese momento en que se abre la puerta y apareces tú, las piezas comienzan a encajar, y se abren más interrogantes. El impacto es total para nuestro héroe de mente enfermiza...

No hay comentarios: