(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

domingo, 1 de febrero de 2009

.20.

¿Por qué me mira? Seguramente no me mira, seguramente mira a alguna tipa detrás de mi. Me giro discretamente pero no hay nadie. ¿Por qué me está mirando? Como si hubiese formulado mi pregunta en voz alta, el barrendero se levanta de su mesa, sujetando con dos dedos los restos de un donut de chocolate y se acerca a mi.
-Deje usted de seguirme – me dice con voz temblorosa y señalándome tímidamente con el donut.
-¿Perdón? – esto si que es bueno. Paranoia inversa, he proyectado mi propia afección en un desconocido.
-Escuche… -mira alrededor con desconfianza y se agacha cerca, para que pueda oirle susurrar – no se cómo ha dado usted conmigo y se que es usted listo, pero me estan vigilando ¿comprende? Y también a usted. Y jamás deberían habernos visto juntos. Ahora la conexión entre nosotros ha quedado al descubierto. Corremos peligro ¿no se da cuenta?
- Perdone, pero no se de que está usted hablando. Seguramente conoce usted mi trabajo y piensa que yo…
-Sabe perfectamente de lo que estoy hablando.
Su tono de voz se vuelve más fuerte, seguro, sentencioso. Clava su ojo azul y hundido en los mios (alternativamente, eso pone muy nervioso), y sin emitir un sonido vocaliza claramente una palabra.

ZA-NO-BRÁ

No puedo evitar dar un salto en mi silla y tirarme el café encima.
-¡Maldita sea!
El café está frío, afortunadamente, pero acababa de planchar esos pantalones esa misma mañana, y ya había puesto la lavadora del mes…
-Buen truco. Vaya al baño a limpiarse, yo saldré de aquí. No veremos en el parque dentro de quince minutos, junto a la estatua de Lenin. Hay algo más que debería usted saber, señor Graco.
-¿Si?

-Su perrito. Lo tienen ellos.

No hay comentarios: