(Del gr. ἀποκατάστασις, restablecimiento). 1. f. Fil. Retorno de todas las cosas o de cualquiera de ellas a su primitivo punto de partida.

jueves, 29 de enero de 2009

.15.

Creo que he pasado las tres ultimas horas vagando aturdido y sin rumbo. Recuerdo que me he chocado con dos o tres personas que no se han dignado a disculparse, aunque no me ha importado demasiado. Esta narcótica somnolencia que se me aferra a los senos nasales es la culpable. He torcido el rumbo al atisbar a lo lejos un parque, no se que parque, uno cualquiera, tal vez el parque en el que perdí a mi perrito, tal vez cualquier otro, pero me ha atenazado el miedo – miento – me ha atenazado una especie de sexto sentido o instinto de supervivencia, llámenlo ustedes como quieran, lo suficientemente poderoso como para hacerme reaccionar en mi letargo y echar a correr como no lo hacía desde las clases de educación física en el instituto hasta finalmente llegar de vuelta a casa. He sudado y mucho, así que he llevado una muda limpia al baño y me he quedado dormido en el sofá un rato, no mucho, una media hora. Cuando he abierto los ojos he tenido esa sensación extraña, despertarse en medio de un sueño habiendo perdido la noción del tiempo, sin estar muy seguro de quien eres. Trato de no pensar demasiado en estas cosas, me hacen cuestionarme si soy real, si mi destino no lo marca algún caprichoso hijo de puta y un día no haré más que “¡puf!” y desapareceré, como el recuerdo de una pesadilla tonta. Es cierto que me pasa muchas veces, simplemente le doy vueltas a la cabeza y pierdo la noción de la realidad. ¿No os sucede a vosotros?

No hay comentarios: